Ángeles Cruz, apuesta por el cine propio

La actriz oaxaqueña prepara un largometraje en el que abordará la libertad sexual de las mujeres indígenas

“Tener una decisión sobre tu cuerpo, decidir no estar esperando a tu marido que se fue hace cinco años y volver a tener una vida con otra persona u oponerse a la violencia sistemática sexual hacia las mujeres es inconcebible en nuestras comunidades”, refiere la actriz y directora de cine Ángeles Cruz, quien busca retomar esos temas en su primer largometraje.

Nacida en una comunidad indígena de Oaxaca, la también guionista ha conocido la realidad de los pueblos, especialmente aquella que viven las mujeres; por ello su interés en temas como el abuso sexual, la migración y la sexualidad de las féminas.

Actualmente, la ganadora de La Palmita EFM del XVI Tour de Cine Francés 2012, continúa presentado Tamara y la catarina, filme en el que da vida a una mujer con discapacidad mental que recoge a una bebé abandonada en un puesto de periódicos.

En entrevista, refiere que ha presentado esta producción de la directora Lucía Carreras.

“Ahorita se estrenó en Toronto, en septiembre. Estuvimos en Los Cabos, ahí obtuvo el premio de la crítica. En Huelva nos hicieron el honor de darnos el premio como Mejor Actriz y la película está en cartelera en España”.

No obstante, a la par de su carrera como actriz, comenta que también alista proyectos personales: “terminé de escribir mi guión para largometraje; estoy tratando de levantar los fondos para poder hacer mi película, en San Mateo Peñasco, en la Mixteca”.

En este filme, Ángeles Cruz abordaría la migración y la libertad sexual de las mujeres indígenas, en el contexto contemporáneo de nuestros pueblos y comunidades.

“Es una historia en la que creo, en la que creen otras dos amigas mías que son Lola Ovando y Lucía Carreras, que se unieron conmigo para tratar de conseguir los apoyos.

He estado esperando que en este año logremos eso y a la vez produciendo otro corto sobre violencia intrafamiliar, ese lo estoy realizando con mi compañía productora Madre Cine”.

“Hablar desde lo que soy”

La actriz de Espiral, El Violín y otras producciones señala que su interés es hablar de temas que le importan, que le conmueven, sin la pretensión de vender.

“En mi película hablo de mujeres que luchan por tener una libertad sexual. Yo soy de una comunidad donde ser lesbiana es inconcebible, donde tener una decisión sobre tu cuerpo, decidir no estar esperando a tu marido que se fue hace cinco años y volver a tener una vida con otra persona u oponerse a estas cosas de violencia sistemática sexual hacia las mujeres es inconcebible”, añade.

Poner el dedo en la llaga, comunicar desde lo que es y desde dónde viene son sus prioridades, afirma la directora y guionista.

“Conozco la realidad de nuestras comunidades, soy mujer, crecí ahí y sé cómo se piensa. Quiero seguir retratando lo que soy”, refiere quien piensa que escribir una historia sobre la ciudad y jóvenes de la urbe no se relaciona con su persona, pues es una realidad que no conoce ni vive.

En este caso, su largometraje representaría también una reflexión sobre lo que somos.

Y es que, de repente, “los mexicanos no somos nada más estos chavos que viven en las ciudades, también somos estas comunidades, tenemos nuestros propios problemas y nuestra propia visión del mundo contemporáneo”.

Ángeles Cruz cree que, finalmente, el retratar desde dentro ese mundo que conoce escapa a que el filme se convierta en una visión folclórica, que generalmente se tiene cuando es abordado por alguien del exterior.

“Estamos retratando nuestro mundo desde adentro, desde las entrañas, desde el corazón”, finaliza.

imparcialoaxaca.mx

Sobre admin